Seleccionar página

★★★★★

Como ya se habrán dado cuenta, me gustan mucho las mascarillas faciales, ya que cuando hay poco tiempo y mucho que hacer, me parece muy saludable (además de práctico) tomarse 1/2 hora para cuidar de la piel del rostro en sus variadas texturas, aromas y efectos… y relajarse en el proceso. Es por eso, que esta reseña es de las mascarillas I’m REAL de Tony Moly.

Como he comentado en post anteriores, Tony Moly es una marca de cosmeticos coreana que ofrece una amplia variedad de productos de belleza y su línea I’m REAL cuenta con 11 mascarillas, cada una con un beneficio distinto; a su vez, cada una contiene una esencia o serum que puede ser del tipo acuoso (hidratación), emulsión (hidratación + aceites esenciales) o lechoso (nutrición).

Estas mascarillas de algodón están formuladas a base de extractos de diferentes frutos o plantas según sus propiedades y beneficios. Yo compré el set donde vienen 5 mascarillas diferentes y estas fueron las que probé:

Árbol de té: Como potente agente antiinflamatorio, el extracto de árbol de té protege la piel de los factores ambientales nocivos y alivia la piel fatigada. Además está enriquecido con extractos de limón, romero, tomillo y jazmín para equilibrar la piel.

Me pareció una mascarilla muy fresca y diría que su efecto se extendió más allá del día de la aplicación.

 

Tomate: La vitamina E y el extracto de tomate eliminan la suciedad y revitalizan la piel.

Destaco particularmente su efecto iluminador.

 

Limón: Lleno de vitamina C, ilumina y unifica la piel.

Pensé que tenía un efecto más astringente, pero dejó mi rostro muy hidratado; su aroma es intenso pero no desagrada.

Vino tinto: El extracto de vino tinto reduce la apariencia de los poros dilatados mientras que reafirma y purifica la piel.

Esta la usé antes de una reunión y pude notar sus efectos durante toda la jornada.

Aloe: Extracto de aloe y esencia a base de agua que proporciona la máxima hidratación para la piel.

100% hidratación

Las usé con un espacio de 2 a 3 días cada una, para notar mejor el efecto de cada una. Para un efecto más refrescante, pueden guardarse en el refrigerador… El tiempo indicado para dejarla es de 20-30 minutos pero he leído algunas reseñas donde, en pieles muy resecas, se comienza a ver como la mascarilla pierde su humectación a eso de los 15 minutos.

Tienen una gran aceptación entre quienes las han probado y es por eso que incluso han ampliado la línea con nuevas variedades que pueden ver aquí.

En términos generales, cumplen con lo que prometen. A considerar, hay que ser muy cuidadoso al retirar la máscara y aprovechar de rescatar el serum que queda en el envase, ya que vienen bastante empapadas; asimismo, su tamaño es grande, por lo que difícilmente quedará parte del rostro sin cubrir. A mí, me gustaron mucho… No son grasosas, mejoran la apariencia del rostro y ¡ni hablar de su presentación! La gráfica, los colores… y la comodidad de su presentación monodosis.