Seleccionar página

Antes de que se termine Julio, paso a dejar un friendly reminder: ya pasó la mitad del año y es momento de empezar a sacar las cuentas. ¿Se acuerdan de todas las resoluciones que hicieron? ¿Cuantas han cumplido y cuantas no? ¿Pasó algo que los hizo cambiar de rumbo? La imagen que abre este post y las imágenes a continuación) son del Planner 2019 de Frannerd y páginas que elegí específicamente para acompañar este intento de balance de mitad de año…

En la primera, nuestra palabra del año. ¿Ustedes tienen una? Para ser sincera, me costó mucho pensar en la mía, porque en realidad no tenía mucha idea en qué me enfocaría… tuve un 2018 especialmente difícil y no esperaba mucho del 2019. Sin embargo y tal como dice Frannerd, si no la encuentras inmediatamente, ¡vendrá a ti eventualmente!

Otra excelente idea (y que también está en el planner) es hacer «lluvia de ideas» sobre todas esas cosas que quieres hacer, que están pendientes o quizás, que quieres mejorar… anotarlas y empezar de una vez por todas a hacer una lista, puede darnos una idea más concreta de la cantidad de proyectos que tenemos (o no). El siguiente paso, es darle orden… ¿cómo? Ponerle fecha a nuestras metas. Puede sonar comprometedor, pero finalmente, es la manera en la que podremos organizarnos para cumplirlas, porque al final, ¿de qué serviría anotarlas si no las vamos a cumplir?

Este post también me servirá a mí, para poner en orden lo que queda del año y revisar todo lo que ya hice… Quizás era más prudente hacerlo en Junio (la verdadera mitad del año) pero considerando que el cierre de semestre no me deja demasiado tiempo ni siquiera para respirar, creo que reforzar la idea de que «nunca es tarde» para hacer esos balances también puede servir.

 

¡Éxito a todes con sus balances y proyectos!