Seleccionar página

★★★★★

Para mí, la peor parte de maquillarse es… desmaquillarse. Y el tener una piel mixta-grasa, hace que el proceso requiera de productos que me aseguren limpieza profunda sin dejar mi piel muy reseca. He probado varios productos, pero nunca un bálsamo limpiador hasta que descubrí este: All Clean Balm de Heimish, para todo tipo de piel.

 

 

Como les he comentado en publicaciones anteriores sobre productos coreanos, su packaging me conquista de inmediato; hago mi esfuerzo por no hacer énfasis en su diseño y darle más espacio a mi experiencia probando el producto, pero tanto su tipografía como los patrones gráficos con detalles en oro rosa, no dejan de llamar mi atención.

 

 

Es un limpiador de aceite sólido que sirve para desmaquillar, retirar impurezas, limpiar los poros y todo esto sin resecar o dañar la piel. Incluso, es suficientemente suave como para usarlo para retirar el maquillaje de los ojos. Contiene una mezcla de aceites naturales (incluyendo de coco, lima, jazmín, entre otros) que nutren e hidratan la piel, además es libre de parabenos e hipoalergénico.

 

© Momji Beauty

 

Entre sus ingredientes clave, contiene manteca de karité (rico en antioxidantes y conocido por sus propiedades humectantes, antiinflamatorias y suavizantes de la piel además de ser rico en vitaminas, proporcionando a la piel los ácidos grasos esenciales y los nutrientes necesarios para la producción de colágeno), leche de burra (propiedades hidratantes y abrillantadoras de la piel) y extractos de coco (ayuda a suavizar y equilibrar la piel) para obtener una textura rica y sedosa, entre otros, como  una variedad de extractos botánicos y aceites con propiedades suavizantes, calmantes y equilibrantes y también una mezcla de hierbas cítricas que además de ayudar a iluminar la piel, le dan al producto propiedades casi de aromaterapia.

Sobre la marca, puedo contarles que se lanzó a principios de 2016 y que destaca por sus productos (tanto de cuidado para la piel como maquillaje) formulados por expertos y bellamente envasados (que pueden conseguirlos en Arumi).

Modo de uso: Se saca una pequeña cantidad (con la espátula incluída) y se extiende el bálsamo sobre la piel limpia y seca. Se masajea en la cara con movimientos circulares, para eliminar el maquillaje y otras impurezas; luego, se mojan los dedos y se vuelve a masajear (en este punto, el aceite y el agua se mezclarán para formar una emulsión blanca lechosa). Al final, se enjuagua bien con agua tibia y se continúa con el resto de la rutina.

Si bien, no uso demasiado maquillaje pero sí tengo una rutina de protección solar estricta, obtuve los resultados que promete: Limpia la piel en profundidad dejándola tersa y sin resecarla. Hay zonas de mi rostro que son bastante sensibles y que no se vieron afectadas durante ni posterior a la aplicación. Tanto su textura como la transformación que va sufriendo en el proceso (de aceite sólido a prácticamente derretirse en el rostro mientras se masajea y luego pasar a la consistencia lechosa al mezclarse con el agua) es tan relajante como efectiva y en lo personal, disfruté mucho el aroma herbal que, si eres sensible a este tipo de esencias, se siente bastante pero no queda con esa intensidad en la piel… ¡Si tan solo pudieran mejorar su fórmula para hacerlo vegan!